El hallazgo se produjo a poca distancia de la costa donde se localizó una narcolancha que transportaba hachís desde Marruecos

Los traficantes abandonaron el operativo y dejaron los agujeros al descubierto

Un vecino de Mataró que buscaba espárragos, encontró el pasado viernes dos grandes zulos abiertos, horadados en la zona boscosa del Turó d’Onofre Arnau en Mataró. La Guardia Civil investiga el hallazgo, que relaciona con la lancha de narcotraficantes que el pasado viernes 12 de febrero apareció embarrancada en la escollera de la playa de Sant Simó, a pocos metros de la N-II.

Los zulos, excavados en una finca privada, llevan tiempo allí, como demuestra el hecho de que están bien consolidados y estabilizados con cemento. En su interior hay pequeñas cavernas donde los narcos guardaban los fardos de hachís. Según la investigación, el hallazgo de la lancha a poca distancia del bosque desbarató los planes de los narcotraficantes, que tuvieron que desmantelar su operativo logístico.

Las mismas fuentes señalan que los traficantes desembarcaban la droga en la costa y la trasladaban hasta los zulos que tapaban con arena y matorrales. Allí permanecían durante semanas, vigilados por algún miembro de la banda. Cuando detectaban que no había peligro empezaba la distribución de la droga hacia países europeos.

Continuar leyendo