Redouan Elahmadi

Juan Goytisolo , un escritor que tenía la conciencia en el corazón y el corazón en su inquieta mente , abrazando lo incierto . Una mente que aborrecía cualquiera identificación de una flagrante hipocresía , un don Quijote que luchaba a través de sus letras contra los molinos de la insolencia ,al mismo tiempo se reía para no dolerle la gracia de Sancho en conformarse con esa mediocridad que la llamamos el sentido común el plena indolencia , que se cuela como paraíso de los eternos indecisos de la buena cortesía .
Juan Goytisolo era también un héroe de mil y una noches , en cada narración surgía vigoroso sin resentimientos y plausiblemente dispuesto a ajustarse las cuentas con todo lo que hacía y hace que el mundo sea feo y horripilante en algunas de sus manifestaciones …
Un hombre íntegro, un escritor que dio al pensamiento crítico la relevancia que merece . Exprimió el verbo hasta su última consecuencia y hizo de la incredulidad un asentamiento de un espíritu inquieto ante la uniformidad de una identidad manipulada y manipulable .
Juan Goytisolo disfrutó de la soledad de los buenos escritores , no necesitaba robar luces , se guiaba con la suya .No andaba agitado como lo haría cualquier principiante, tomado como inminencia mediática.
Se reposaba en argumentos de validez pausada , era grande por la sencillez de sus apariciones y un eterno aprendiz por cultivar constantemente las dudas como si fueran el principio sin fin.
Me quedaría ,como preferencia personal ,con su libro “la saga de los Marx ” que narra con maestría e ironía la caída del comunismo.
Me reservo en contener tanta admiración que sobrepasa mi timidez indagadora a éste señor de letras que vivió como ermitaño ante un bullicio de gente que a su manera le entendía , plasmando los laberintos en bella metáfora como un buen cervantino que era .Que descanse en paz ….