21 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Terremoto: Cómo las autoridades de Marruecos gestionan las ayudas internacionales.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Desde las primeras horas del terremoto que sacudió Marruecos, especialmente la región del Haouz, las autoridades marroquíes se pusieron en alerta máxima.

En primer lugar, era necesario determinar el mapa de los daños humanos y materiales.

El terremoto fue extremadamente fuerte, inaudito en Marruecos desde hacía más de un siglo.

Los daños humanos son considerables con un saldo provisional de más de 2.000 muertos.

Secunda fase: Dadas las dificultades del terreno, era urgente garantizar las rutas de entrega de socorro y ayuda humanitaria. Casi todos los caminos se habían vuelto intransitables por causa del terremoto.

Se desplegó un esfuerzo sobrehumano por parte de las Fuerzas Armadas, la protección civil, las autoridades locales e incluso de asociaciones para despejar estas vías con la ayuda de decenas de excavadoras. Esta fase duró toda la madrugada y primeras horas de la mañana del sábado.

Es a partir de este momento que las autoridades supieron exactamente dónde actuar y con qué medios.

En cuanto a la ayuda internacional, interviene precisamente en la tercera fase. Sería estúpido traer equipos de socorro de todo el mundo y dejarles en el aeropuerto esperando la intervención.

El domingo ya ha empezado la intervención de equipos de países amigos de Marruecos.

Varios equipos de socorristas ya están trabajando en todas las regiones afectadas por el terremoto.

Un equipo de la Unidad Militar de Emergencias (UME), compuesto por 56 militares y cuatro perros, ha despegado hoy desde la Base Aérea de Zaragoza hacia Marrakech, en un avión A400 del Ejército del Aire y del Espacio, para colaborar en la búsqueda y rescate de supervivientes del devastador terremoto sufrido por el país vecino, ha anunciado hoy la ministra de Defensa, Margarita Robles, al inicio de la visita que ha realizado para conocer los trabajos realizados por la Brigada Paracaidista para instalar una pasarela en Aldea del Fresno (Madrid).

Quienes afirman que las autoridades marroquíes han tardado en actuar están completamente equivocados. Marruecos tiene una experiencia considerable con este tipo de desastres.

Representantes del Estado marroquí está presente en todas partes del país. Ellos también fueron víctimas del terremoto.

Pero hay que reconocer que este terremoto tuvo lugar en zonas rurales remotas y con muy poco acceso a las redes de carreteras.

Por último, no es momento de críticas estériles, especialmente provenientes de una prensa occidental (francesa y española) tradicionalmente hostil a Marruecos. La decencia y el humanismo quieren que las víctimas sean apoyadas y no criticadas. Pero eso es demasiado pedir a una categoría odiosa de los medios occidentales.