Abdelhay korret

Es la voz que ejerce el derecho al quejío al romper sobre su orilla la Ola.

Yolanda Aldon es una escritora, poeta y periodista española que supo, a través de su actividad cultural y literaria, fortalecer las relaciones marroquíes españolas a través de sus palabras y poemas inspirados en la historia de civilizacion común entre los dos países, que sirvió de puente de comunicación con las dos orillas, por lo que su colección de poesía bilingüe fue la clave para abrir la puerta al puente cultural, entre los dos orillas.
Las palabras de Yolanda son una pintura entre dos mundos diferentes, por lo que sus palabras fortalecieron esta pintura y la unieron en el cuenco de civilización común entre Marruecos y la España Su amor por la cultura y la literatura marroquí estuvo muy presente en su vida profesional, especialmente fue profesora en la Facultad de Literatura y Ciencias Humanas de la Universidad Abdelmalek Saadi en Tetuán.

También fue profesora en diversas universidades europeas como la Universidad de Valencia “Clarosocuros de la mujer hispanomarroquí en prensa, cultura y sociedad”(unidad de Igualdad de la universidad). Universidad de Guelph en Canadá “Poesía transcultural de las dos orillas”. Universidad de Bucarest, Rumanía “La literatura de los sentidos Junta de Andalucía “Congreso Internacional de escritores ..etc..

ha trabajado en periodismo como editora cooperativa con la Agencia la Map y como funcionaria de prensa en varios medios de comunicación en España, además de su participación en varios congresos y simposios culturales de dimensión internacional y numerosos festivales de cine.

En esta entrevista la poeta de las dos orillas, Yolanda Aldon, nos hablará de los destellos más destacados de su poemario bilingüe, Palabras Quebradizas, y la realidad de la literatura hispano-marroquí, y otros temas.

-Cuando leo algunos extractos de tu colección de poesía Palabras Quebradizas notamos que hay una mezcla entre poesía y pintura ¿Cuál es el secreto de esta iniciativa pionera en tu género en el campo literario y cultural en general?

Parto de una premisa, cada escritor es y se ha conformado como lector de su propio mundo literario elegido e impuesto académicamente. Teniendo en cuenta esta realidad, desde niña leí poesía, creaba sin saber qué lo que escribía era poesía. Era un juego, era mi tesoro. Mi padre escribía poemas y los escondía. Debió darse cuenta de que yo los encontraba y comencé a ver y valorar la poesía como esa búsqueda del tesoro.
Crecí entre la poesía del siglo aúreo como Garcilaso de la Vega y los clásicos como Virgilio, Homero. Textos de Andreas Capellanus sobre el amor, Ortega y Gasset, Henri Stendhal, Margarite Yourcenar, Dante, Odysseas Elytis, Neruda, Julio Cortázar, Rosalía de Castro, Juan Valera, Orham Pamuk, Rafael Alberti, Fernando Quiñones o mi queridos amigos Pilar Paz Pasamar y Mohamed Sibari, de los que aprendí mucho.
Todas esas lecturas, junto al fondo musical que se oía en casa, ritual sufí andalusí o las cantigas de Eduardo Paniagua, mi madre pintando, toda esa mezcolanza de disciplinas artísticas, no podían desvincularse, eran todo un soporte creativo indivisible.
Por eso, en mis versos dicen que hay pintura y música, y tiene su lógica porque la poesía es pintura hablada y la pintura, poesía callada y ambas son música.

– ¿Es tu obra literaria “Palabras Quebradizas” un reflejo emocional de tu amor por Marruecos?

Los críticos opinan eso, pero va más allá.
“Palabras quebradizas” junto a “Cádiz y la otra orilla”, son dos libros que enraízan la cultura española y marroquí. La lengua, la historia, las artes, la etnografía, así atestiguaron la convivencia de más de siete siglos de historia que, como decía Ortega y Gasset no pueden pasar desapercibida.
Mi poesía es ese puente entre el andaluz que siente aún los paseos por las medinas, el flamenco como la llamada del almuédano, y donde los paisajes se confunden por la simetría de sus espacios. De hecho el libro contiene fotografías y cuando se les pregunta a los lectores, se confunden y creen que algunos espacios son marroquíes y pertenecen a Andalucía. Sin embargo, lo más interesante es cuando, preguntan si soy de origen marroquí. Mis padres son gaditanos, pero es cierto que el apellido Aldón está afincado en Sanlúcar de Barrameda y allí los moriscos expulsados de Hornachos (Extremadura) se quedaron en la ciudad antes de atravesar el estrecho hasta legar a Salé en Rabat, los famosos corsarios, y creo que mi familia paterna parte de esa historia. No se entendería mi amor por lo árabe, por los poetas como Afifi Matar, Wallada, Ibn Zaydun, Ibn al-Kutiyya, Ibn Al-Jatib, etc.
Del mismo modo, “Palabras quebradizas” es el retrato de la portada del libro pintada por el artista Abdel Karim Bentato, que al verlo en la ciudad de Tetuan expuesto traducía lo que trataba de describir poéticamente, la figura de un hombre que mediante su ars amatoria abraza el pensamiento de la mujer absorbiendo todo razonamiento en su beneficio. Es una descripción de ese ser como si de un relato poético se tratase.
De ahí la comunión de dos géneros literarios en uno, es una poesía contada, relatada, es una conjunción de dos culturas, dos mundos unidos por el mar e influencias históricas.

-¿Cuál fue la principal motivación que te llevó a dar vida a esta obra literaria y fue un proyecto de futuro para ti?

Fue una denuncia por la desigualdad de la mujer española y marroquí en sus creaciones literarias versus al hombre. De hecho, recuerdo uno de los proyectos de la junta de Andalucía y éramos todos poetas de Andalucía y Marruecos y todos eran hombres y yo la única poeta mujer, quedó reflejado en las imágenes de archivo. Aun así fue emotivo y enriquecedor.
Asimismo, el libro se creó para dar de comer a los niños y niñas de la Asociación de Marruecos en Tetuán ASPIF, toda la venta de los libros en Marruecos el 100% fue destinada a ayudar a esos niños a los que visité en sus casas de acogida y en el propio centro donde, el rey Mohamed VI aporta fondos importantes para mantener el espacio.

– ¿Cuáles son las ciudades marroquíes y españolas que te influyeron como poeta y escritora de los dos orillas?

Sin duda alguna las del norte de Marruecos, Casablanca, Rabat, pero sobre todo Tetuán, mi Paloma Blanca y mi ciudad azul que me concedió el título de ciudadana de honor, Chauen a la que sigo escribiendo mis versos.

-¿Cuáles son los principales determinantes con los que parte al escribir poesía?

El sentimiento, el alma, las ganas de gritar mediante la voz poética cuando llevas dentro. Unas veces el sentimiento amoroso como motor del mundo y la vida, otras una crítica social o política, otras una rebeldía ante la injusticia, el maltrato, otras contar una historia mediante un género literario como la poesía, una poesía natural, sencilla, que se comprenda y que el lector se identifique, principio que por lo general va contra la teoría tradicional de los géneros literarios.

-¿Cuál es tu valoración de la realidad del movimiento cultural y literario entre Marruecos y España en la época de la pandemia del Covid 19?

En literatura, ha sido el reflejo sentido por la sociedad en general, pesadumbre, miedo ante lo desconocido y la comprensión al entender tras la pandemia que lo verdaderamente importante en esta vida es el amor, el contacto, el abrazo y la cultura como medicamento para el alma, y para ello, las redes sociales han sido fundamentales para la música, teatro, cine y literatura.
Personalmente aproveché desde Extremadura para crear el proyecto “un abrazo solidario” donde los medios de comunicación se hicieron eco. Consistía en que todos los días a las 20h. un actor, músico o famoso reconocido daba un mensaje de ánimos a un barrio de la ciudad que me vio crecer con más de cinco mil vecinos.
La cultura alegra, enriquece al ser humano y en la pandemia, se ha visto. Espero que tras la superación de esta pandemia, se le dé el verdadero valor a la cultura.

-¿Cuáles son las características excepcionales del escritor hispano marroquí?

Mi gran amigo, Mohamed Sibari y yo nos llevábamos horas creando desde el Messenger de Facebook poesía. Tras horas, entendíamos que pese a haber nacido en países diferentes, desde dos orillas diferentes, escribíamos en el mismo idioma, sentíamos con la misma intensidad y utilizábamos elementos poéticos y recursos estilísticos propios de la literatura andalusí, por lo que la mezcolanza de la creación literaria entrambas orillas era una evidencia y nos deleitábamos siendo conscientes de esta corriente por la que luché desde mis inicios, “la poesía de las dos orillas.”
He de decir, sin dar nombres, que algún escritor muy conocido me escribió “es un error su empeño en hacer bilingüismo en un libro con dos culturas tan diferentes”, a los años, éste, publicaba en bilingüe e iba a congresos hispano-marroquíes, cosa que me congratula y sonrío.
Pero para conocer mejor las características les invito a la lectura de “África Calidoscópica entre la imagen y la palabra” publicado por la universidad de Alicante (Vid.Págs 57-68).

-Desde tu posición de escritor experto de ambas los orillas ¿cuál es el futuro de la literatura hispano marroquí a la luz de los desafíos de la globalización?

Claramente en ascenso, no solo la literatura, sino el teatro, las series de tv o el cine. De hecho, ahora cuando el covid nos deje respirar inicio el proyecto de cortometraje rodando en Marruecos como guionista y directora del corto junto a uno de los grandes guionistas de España y en coproducción con mi otro país, Marruecos.

-¿Cómo fue tu experiencia profesional en la Facultad de Literatura y Humanidades de la Universidad de Abdelmalek Saadi en Tetuán?

Inolvidable. Los estudiantes eran estudiantes con conciencia de aprendizaje constante. Explicabas y veías los ojos cómo deseaban aprender y entender los conceptos, te presentaban sus trabajos, era la docencia en su máximo esplendor. Hoy muchos de esos estudiantes con grandes profesores de español, empresarios de reconocido prestigio, poetas incluidos en esta corriente literaria de la poesía hispanomarroquí.
Llevaré conmigo siempre Abdelmalek Essaadi y Tetuán.

-La ciudad de Estepona en Málaga abrió un cuadro que incluye uno de los poemas de tu libro , palabras Quebradizas de que narran este tema, ¿y cómo recayó la elección en este poema que contiene alma de Antonio Machado?

Fue casual este suceso. Me invitó la institución local del Ayuntamiento de Estepona a recitar el día de Andalucía junto al gran Hajj Younes con su laud. Aquel momento fue único, irrepetible. Comencé en aquel teatro a recitar poemas sobre Málaga, Cádiz, Tetuán, Chauen, Rabat, y la melodía del laud se fundía junto con el recitado. Al terminar el público español decía ole y el marroquí allah. Miré al musicólogo El Hajj Younes y lloré de emoción (…) Bajé del escenario y comencé con la firma de libros. Fueron los sesenta minutos más hermosos, nos quedamos sin libros, allí estaba el cónsul de Marruecos y vieron el efecto que provocó aquel día la poesía y la música de las dos orillas, la unión de dos culturas y su entendimiento. Así nació esa placa de mi poesía “es la voz que ejerce el derecho al quejío al romper sobre su orilla, la Ola.” Significa mi quejío de lucha por los DDHH y por la unión de las dos culturas.

-¿Cuál es la escuela de poesía que influyó en tus escritos y poemas?

La poesía grecolatina e hispanoamericana, pero la poesía andalusí cuando comencé a leerla y estudiarla, comprendí el sentido de mi propia poesía.
Julio Cortázar, Shakespeare, Juan Ramón Jiménez, Amar Dungul, Francisco Basallote, fue gran amigo y un largo etcétera.

– ¿Puede hablarnos de algunas de tus obras literarias que pronto serán reveladas?

Mi próximo libro de poesía, está escrito en francés. Es un recorrido por mis paseos descubiertos en Marruecos Haremos la presentación en el instituto francés en París. Y mi gran reto, es la novela, que no puedo decir el título pero es una obra que dará mucho que hablar ya que está basada en hechos reales. Una novela leída por escritores y directores de cine de prestigio nacional español y que coinciden en que lo llevarían a cine, por lo que estoy muy ilusionada con su presentación.

-Una última palabra para los lectores De ambas orillas

Lean. Si pedimos más, lean poesía, y si pedimos lo máximo, lean mis obras, porque en ellas podemos navegar en un barco donde te si te asomas por babor, suena a Wallada, e Ibn al Jatib y si te asomas por estribor Rafael Alberti, Lorca, Juan Ramón Jiménez, pero al asomarnos a proa y popa, suena a lírica hispano-marroquí, a poesía de las dos orillas.
Leamos.