23 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Rabat y Libreville, juntos por el desarrollo del sector agrícola

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

El Rey Mohammed VI de Marruecos se reunió el 15 de febrero en el palacio presidencial de Libreville con el presidente de la República de Gabón, Ali Bongo Ondimba.

Durante este encuentro, los dos jefes de Estado repasaron la asociación bilateral en todos los ámbitos. Posteriormente, el Soberano marroquí procedió, en presencia del presidente Bongo, a la entrega de una donación de 2.000 toneladas de fertilizantes.

Esta acción solidaria ilustra la preocupación del Reino de Marruecos por los agricultores gaboneses, especialmente en el contexto actual, marcado por la crisis alimentaria mundial y las dificultades en el suministro de fertilizantes.

De acuerdo con las instrucciones reales, a raíz de esta operación se emprenderán actuaciones estructurales con el objetivo de que los agricultores de este hermano país accedan a fertilizantes de calidad, baratos y específicamente adaptados a las necesidades de los suelos y cultivos de la región.

La proyección multifacética de la estrategia real en África se relaciona en particular con la seguridad alimentaria, como lo demuestra esta donación real en beneficio de losp
pequeños agricultores gaboneses, el desarrollo sostenible, la promoción de las pequeñas y medianas empresas, la mediación para la resolución de conflictos y la acogida de migrantes y refugiados, así como el mantenimiento y consolidación de la paz en el continente.

La donación real también es una contribución efectiva al objetivo marcado por la Unión Africana (UA) de aumentar el uso de fertilizantes de 8 kg por hectárea a 50 kg por hectárea.

Es este compromiso auténtico y sinérgico del Reino de Marruecos en el continente africano el que hoy le ha valido una implacabilidad sin precedentes por parte de determinadas partes, como el activismo hostil del Parlamento Europeo y los continuos ataques contra Marruecos por parte de algunas partes.

El antiguo enfoque neocolonialista de preservación y renta geoestratégica, seguido en particular por un país como Francia, es cada vez más criticado en todo el continente africano.