28 de mayo de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Mohammed sexto, figura esencial para la defensa del patrimonio judeo marroquí.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Desde su acceso al trono en 1999, Su Majestad Mohammed VI, Rey de Marruecos, se ha esforzado por restaurar y preservar las sinagogas y otros sitios judíos históricos en Marruecos.

Creó una comisión para la restauración de sinagogas y cementerios judíos y asignó fondos para financiar estos proyectos.

También apoyó la creación de museos judíos en Marruecos, así como la publicación de libros y películas sobre la historia judía marroquí, para fortalecer las relaciones entre Marruecos y la comunidad judía, para promover la tolerancia, el respeto y la convivencia entre las diferentes comunidades religiosas de Marruecos.

En este sentido, el Soberano marroquí puso en marcha en 2010 una vasta operación para salvaguardar y preservar el patrimonio cultural y santuario judío. Única en los anales de la humanidad, esta iniciativa ha permitido la rehabilitación de 190 cementerios y santuarios.

En 2022 promulgó una ley con visión de futuro que establece una nueva organización de comunidades judías en Marruecos. Y es particularmente esta visión ilustrada la que fue muy elogiada, el 29 de enero en Casablanca, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la memoria de las víctimas del Holocausto, marcado por la participación en particular de Ministros marroquíes y el Secretario General del Consejo de la Comunidad Israelita de Marruecos (CCIM), Serge Berdugo, el Embajador de Estados Unidos en Marruecos, Puneet Talwar y la Jefa Interina de la Oficina de Enlace de Israel en Rabat, Embajadora Alona Fisher -Kamm.

Organizada bajo el lema: “Mohammed V (abuelo del actual Rey de Marruecos): Salvador de los judíos marroquíes durante la Shoah”, esta conmemoración fue una oportunidad para recordar la posición firme del difunto Rey Mohammed V, que se opuso a cualquier acción del gobierno de Vichy contra los marroquíes de profesión judía.

Todas estas acciones y otras, que han sido ampliamente acogidas por la comunidad internacional, hacen de Marruecos un remanso de paz que abraza el universalismo, abogando por el diálogo interreligioso y los valores de tolerancia, convivencia, convivencia y alteridad, en un momento en el que el mundo está en medio de convulsiones, comunitarismo y retraimiento identitario.

Las acciones emprendidas por Marruecos para preservar la memoria de los marroquíes de confesión judía es « una lección » de tolerancia y convivencia, afirmó el secretario general de la Asociación Mimouna, Abdo Ladino.