Malo, pero pudo ser peor. Resumimos cifras de matriculaciones de algunos de los grupos de automoción más importantes en 2020.

El mercado automovilístico mundial cayó en 2020 en torno al 14,2% según las estimaciones de los analistas. Un resultado malo, pero no pésimo y que mejora algunas de las previsiones que se habían publicado. Sin embargo, los meses de cierre por la pandemia y las constantes restricciones en los países más industrializados (y por lo mismo, mejores clientes) han conseguido la pérdida de millones de unidades de ventas con respecto a un 2019 que tampoco había sido una maravilla pero que en la actual coyuntura puede parecer ideal. En general, las enseñas más exclusivas han resistido mejor el acoso del coronavirus Covid-19, donde el tirón de China y Asia-Pacífico ha resultado más efectivo.

Con las ventas caídas, los más importantes fabricantes han acelerado el proceso de transformación hacia la movilidad eléctrica, sobre todo en Europa para evitar las multas por exceso de CO2 instauradas desde ya por la Unión Europea. El crecimiento de los coches a pilas ha alcanzado los tres dígitos, aunque se sospecha que muchas automatriculaciones de última hora hayan tenido como único fin eludir sanciones por superar globalmente los 95 gramos de CO2 por kilómetro. Continuar leyendo