La Federación Marroquí de Editores de Periódicos (FMEJ) ha denunciado la acogida reservada por el Presidente de la República de Túnez Kaïs Saïed, al líder de los separatistas del “polisario” en el marco de la 8ª cumbre del Foro de Cooperación Japón-África (TICAD ), invitación que ha sido denunciada por varios países africanos e incluso por Japón. Este acto dirigido contra Marruecos constituye “una franca declaración de posición hostil” a su integridad territorial y era normal que se saldara con un firme rechazo oficial marroquí, en sintonía con “la ira popular contra este ataque de traición e incomprensible cometido por los presidente tunecino”, indicó la oficina ejecutiva de la FMEJ en un comunicado de prensa. La Federación, que siempre había anunciado que no es neutral ante las causas nacionales, considera el ataque a la integridad territorial como un acto reprobable y un ataque no solo a Marruecos, sino al sueño magrebí de unidad que no puede basarse en división, fragmentación y maniobras, leemos en la nota de prensa. La Federación, que celebró una conferencia en Oujda en 2021, hizo un llamado a las hermanas y hermanos de los países del Magreb, así como a las élites ilustradas, a trabajar incansablemente para promover el acercamiento, rechazar la retórica divisiva y dejar de avivar la hostilidad, recordó la misma fuente. En otro simposio celebrado este año en Dakhla, la FMEJ había vuelto a subrayar la importancia de la perspectiva común del Magreb y la defensa de la unidad, añadía el comunicado, subrayando que la credibilidad, la necesidad y el carácter de todos estos llamamientos e iniciativas de la La Federación ya está confirmada. La Federación llama la atención sobre la necesidad de rechazar estas manipulaciones urdidas contra la unidad del Gran Magreb al socavar la integridad de sus Estados y su soberanía y así se ha concretado ahora en el acto del presidente tunecino contra el Reino de Marruecos. La fuerte y firme reacción marroquí ante este ataque y el enfado expresado por todas las fuerzas y autoridades nacionales, así como por todos los componentes del pueblo marroquí, y su rechazo a la conducta hostil de la presidencia tunecina es una respuesta de un Reino afectado en su integridad territorial y fue él quien sufrió las maniobras y no al revés. Es por ello que la Federación se muestra sorprendida por lo publicado en los últimos días por determinados medios de comunicación y organizaciones profesionales tunecinas, que critican a la prensa marroquí que sólo ha defendido su país, su integridad territorial y su dignidad. En este sentido, la FMEJ recuerda a las hermanas y hermanos tunecinos que en 2012 se firmó en Hammamet, Túnez, una carta ética magrebí -de la que la federación es parte-, que les obliga a evitar tensiones, debates estériles y todo lo que “contradiga nuestra responsabilidad social y nuestro papel como contribuyentes a la realización de las legítimas aspiraciones de nuestros pueblos”. La responsabilidad de los medios de comunicación de los países del Magreb consiste en que sus líneas editoriales y humanas defiendan el futuro, respeten la integridad de los Estados y comprendan la importancia de su papel para alinearse con las aspiraciones y ambiciones de los pueblos dignidad, democracia, unidad y el progreso, subrayó la Federación. La FMEJ, que insiste en todas sus convocatorias anteriores, reafirma la centralidad de la integridad territorial de Marruecos y sus causas supremas en todas sus posiciones, enfoques y relaciones, ya que llama a los periodistas de los países del Magreb, especialmente del hermano Túnez, a “ defender la objetividad política, ética y profesional y hacer respetar el sentimiento patriótico del pueblo marroquí”.