Mohammed Yasser Boubekri

En su discurso del 20 de agosto de 2022, con motivo del 69 aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo, el Rey Mohammed VI recordó los grandes avances de Marruecos en el tema del Sáhara y saludó las posiciones de los Estados Unidos y España.

“En los últimos años, hemos logrado grandes avances a nivel regional e internacional, todos los cuales han sido favorables a la posición justa y legítima del Reino sobre el carácter marroquí del Sáhara”, subrayó el Rey.

Algunos países hostiles han contado con un cambio de postura en los Estados Unidos con la nueva administración, pero no ha pasado nada.

El cambio irreversible en la posición de España, y la misma consistencia en el apoyo a la propuesta autonómica, también fue relevado en el discurso real: “Saludamos la posición clara y responsable de España, país vecino que conoce perfectamente el origen y la verdadera naturaleza de este conflicto. Esta postura constructiva marcó una nueva etapa en la asociación hispano-marroquí que ninguna contingencia regional, ningún desarrollo político interno puede afectar”, aseguró Mohammed VI.

También está el posicionamiento constructivo respecto a la Iniciativa de Autonomía, desplegado por algunos países europeos como Alemania, Holanda, Portugal, Serbia, Hungría, Chipre y Rumanía, “que contribuirá a marcar un nuevo hito en las relaciones de confianza con estas naciones amigas, para fortalecer la asociación de calidad que las une a nuestro país”, indicó el Rey. 

En su discurso, el Monarca marroquí subrayó que una treintena de países habían abierto consulados en las Provincias del Sur, marcando así su claro apoyo a la integridad territorial del Reino, comenzando por los países árabes y africanos.

Esta dinámica preocupa también a los países de América Latina y el Caribe, muchos de los cuales han abierto consulados en el Sáhara marroquí mientras que otros han decidido ampliar su área de competencia consular a las Provincias del Sur del Reino.

“Dados estos desarrollos positivos que involucran a países de todos los continentes, me gustaría enviar un mensaje claro a todos: el Sahara es el prisma a través del cual Marruecos ve su entorno internacional. Es también la vara de medir la sinceridad de las amistades y la eficacia de las alianzas que establece”, dijo el Rey. Con respecto a ciertos países que se encuentran entre los socios del Reino, tradicionales o nuevos, cuyas posiciones sobre la cuestión del Sáhara son ambiguas, “esperamos que aclaren y revisen el fondo de su posición, de forma no unívoca”, insistió el Soberano. Marruecos es todo o nada. 

Dicho esto, subrayó Su Majestad, sólo un frente interno unido y los marroquíes plenamente movilizados, estén donde estén, pueden ver el fundamento sobre el que debe asentarse cualquier estrategia de defensa de la marroquinidad del Sáhara. 

“Aprovecho esta oportunidad para saludar y asegurar Mi estima a los miembros de la comunidad marroquí residentes en el extranjero que defienden desinteresadamente la integridad territorial de su país, haciendo resonar la causa nacional en todos los foros a los que tienen acceso y gracias a los cargos que ocupan. “, concluyó el Rey.

El soberano dedicó una parte importante de su discurso a los marroquíes de todo el mundo, incluidos los cientos de miles de ciudadanos de fe judía. El soberano saludó su compromiso con la defensa de la integridad territorial del reino en los países de acogida. 

El Rey invitó al gobierno a hacerse constantemente las siguientes preguntas: “¿Qué hemos hecho para fortalecer el sentimiento patriótico de nuestros inmigrantes? ¿El marco legislativo vigente y las políticas públicas tienen en cuenta sus especificidades? ¿Están los procedimientos administrativos adaptados a sus expectativas actuales? ¿Les hemos proporcionado el apoyo religioso y educativo necesario? ¿Les hemos brindado el apoyo requerido y las condiciones favorables para el éxito de sus proyectos de inversión?”