Med Yasser Boubekri

El Centro Internacional de Investigación sobre la Prevención de Niños Soldados fue inaugurado, el jueves 31 de marzo del 2022 en Dajla (Sur de Marruecos), con el objetivo de contribuir a la lucha contra el reclutamiento de niños soldados, a través de la difusión de las investigaciones que realizará el Centro y su amplia distribución.

El Centro fue inaugurado por el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, y el director general del Centro, Abdelkader Filali, en presencia de responsables locales y electos, así como cónsules de varios países africanos en la ciudad de Dajla.

Su objetivo es concienciar sobre la difícil situación de los niños soldados, los procesos de su reclutamiento, así como las causas subyacentes que alimentan la persistencia de esta lacra.

Esta estructura también tiene como objetivo proporcionar datos precisos, cualitativos y cuantitativos para llevar a cabo acciones basadas en la investigación académica.

En los campamentos de Tinduf en Argelia, el reclutamiento de niños, forzado por el frente separatista “polisario” y alentado por Argelia, alimenta la inestabilidad en África del Norte y en el Sahel, afirmó, Nasser Bourita.

Hay una correlación entre la falta de gestión de los campamentos de Tinduf y el reclutamiento de niños soldados.

Por eso cada país en ese caso Argelia, debe asumir plenamente su responsabilidad internacional irrenunciable, particularmente en lo que respecta a la seguridad y la protección de los niños que viven en su territorio.

Asimismo, Bourita indicó que Marruecos es, efectivamente, un actor importante en el mantenimiento y la consolidación de la paz, recordando que el Reino participa desde 1960 en misiones de mantenimiento de la paz en todos los continentes, especialmente porque está clasificado como uno de los 11 principales países contribuyentes de cascos azules en el mundo, con 1.702 cascos azules desplegados en África (MINUSCA, MONUSCO y UNMISS).

El papel de Marruecos es igualmente perceptible en relación con su compromiso en favor de la legalidad internacional, y el Reino ratificó el 22 de mayo de 2002 el protocolo de la Convención sobre los Derechos del Niño, relativo a los niños soldados.

Las cifras indican que la proporción de niños que viven en zonas de conflicto y que corren el riesgo de ser reclutados y utilizados por grupos armados se ha triplicado, pasando de menos

del 5% en 1990 (99 millones de niños) a más del 14% en 2020 (337 millones de niños).