Remedios Delosángeles Climent (Mariam) Poeta y escritora valenciana

No recuerdo si fue amanecer
o anochecer cuando caminé
descalza por la dorada arena
de una playa de pinceladas Sorolla y caracolas dormidas.

Guardo reminiscencias de unas caricias sobre mi piel
soleada, llena de vida.
Manos de hombre.

Las gaviotas revoloteaban buscando helechos para construir sus nidos, desplegando sus alas de envergadura.

Me vi desnuda atrapada en un baile de olas y corrientes atrevidas, que no pedían permiso para hacerme el amor.

Le buscaba entre quimeras y su barco no llegaba al pequeño puerto campellero.
Recordé a la abuela, a mi madre, mujeres siempre a la espera.

Mujer redera que en la playa labora cantando bellas habaneras, mientras los niños chapoteaban sus infantiles proezas.

Sólo sé que conocía el mar
y me dejé llevar, me adentré
en busca de las escamas de una sirena despechada, hacerlas mías y perderme en la profundidad
Buscando las almas ahogadas
Y me perdí.