La película del director marroquí Nabil Ayouch, “Alto y fuerte“, se proyectó el jueves en el Festival de Cannes. A la edad de 52 años, se convirtió en el segundo director marroquí seleccionado para el gran evento cinematográfico mundial.

Para hacer su película, el cineasta se basó en su centro artístico en Sidi Moumen, donde ofrece formación a jóvenes desfavorecidos. Y el director artístico, Anas Basbousi, un ex rapero convertido en profesor en el centro cultural, toca en “Alto y fuerte”.

La película describe el mundo de una juventud impulsada por el Hip-Hop y se convierte en la segunda película marroquí de la historia en competencia por la Palma de Oro en el Festival de Cannes. El sueño de un niño para el director, Nabil Ayouch “Alto y fuerte”,es su séptimo largometraje.

Enamorado de Sidi Moumen, el director marroquí ya había rodado escenas de su resonante Ali Zaoua príncipe de la calle (1999) y Los caballos de Dios (2012), inspirada en la novela de Mahi Binebine sobre la radicalización de los 12 jóvenes implicados en los atentados que dejaron 33 muertos.

En Marruecos, la selección de Alto y fuerte” fue ampliamente elogiada, contrastando con la incendiaria recepción dada a Much Loved,después de su proyección en la Quincena de Directores de Cannes en 2015. Este último, que explora el despiadado mundo de la prostitución en Marrakech, fue vetado en Marruecos en su momento y el director fue acusado oficialmente de “grave insulto a los valores morales y a las mujeres marroquíes”.