A la zona militar del Aeropuerto de Zaragoza llegaron tres personas, una con identidad falsa y dos sin identidad conocida.

Artículo de libertaddigital.com

El Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, cuyo titular es Rafael Lasala Albasini ordenó el pasado 2 de julio librar un oficio dirigido al Teniente General del Estado Mayor del Ejército del Aire para que en siete días informe al juez titular de las siguientes cuestiones:

A) “Si se incoó algún expediente administrativo a raíz de las instrucciones recibidas por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores en relación a la llegada a la Base Aérea de Zaragoza del vuelo procedente de la República Argelina Democrática y Popular en el que viajaba un paciente con pasaporte diplomático argelino, presuntamente, el pasado 18 de abril de 2021, a las 19:25 horas.”

B) Si no se abrió expediente, que informe al juez sobre “si todas las comunicaciones con Asuntos Exteriores se realizaron telefónicamente o por el contrario existen documentos relacionados con la misma, en cuyo caso, se interesa remisión de todos los documentos recibidos del Ministerio de Asuntos Exteriores.

C) El Teniente General mencionado debe informar sobre la “identidad, indicando nombre y apellidos, de las personas que desde esa Jefatura hubiesen intervenido en las comunicaciones entre Asuntos Exteriores y Estado Mayor y entre éste y el General de la Base Aérea.”

Igualmente ha ordenado librar oficio al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación para que en el mismo plazo de siete días informe al juzgado de lo siguiente:

A) “Si existe en ese Ministerio algún expediente administrativo incoado a raíz de la llegada a la base aérea militar de Zaragoza de un vuelo procedente de Argelia, el pasado día 18 de abril a las 19:25 horas, en cuyo caso deberá remitir copia testimoniada del mismo.

B) El juez ordena la “identificación de la persona que contactó con la Sección de Relaciones Internacionales del Estado Mayor del Ejército del Aire, dándole instrucciones sobre qué tratamiento habría que dar a los viajeros de dicho vuelo, y sobre la identificación de los mismos, y demás circunstancias relacionadas con la entrada de estas personas en territorio nacional, debiendo precisar si las comunicaciones fueron escritas o telefónicas.”

Un día antes, el mismo juez pidió al Jefe del Servicio de Régimen Jurídico de Salud (no se explicita pero debe ser el de Aragón) “que informe si alguna ambulancia del Salud o contratada por el mismo fue a recoger a dicho aeropuerto en la tarde del 18 de abril pasado a una persona (la antes citada) que requería dicho servicio, explicando quién acordó el envío de dicha ambulancia y por orden de quién.”

La confirmación de tres policías

Un Inspector y dos policías fueron, por orden del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, a Logroño para realizar las gestiones policiales oportunas para averiguar los hechos que rodearon a la presencia del líder polisario Brahim Ghali en España.

En una entrevista confidencial con uno de los responsables del Hospital San Pedro de Logroño supieron que el día 18/04/21 a las 22:48 horas el paciente Mohamed Benbatouche, nacido el 19/19/1950 con nacionalidad desconocida y número de pasaporte no contrastado 300502551, ingresó en dicho hospital en la habitación POLI-01 del Servicio de Cuidados Intensivos.

El paciente procedía de Zaragoza y había llegado en una ambulancia medicalizada del Servicio de Salud de Aragón. En el momento de su llegada le acompañaban dos personas. La primera, un doctor de nacionalidad extranjera, posiblemente argelino, que aportó al expediente del paciente un informe médico emitido, sin firma ni rúbrica, por el Dr. Mohamed Seghir Nekkache, del Hospital Central de la Armada de Argel. El segundo acompañante dijo ser un familiar sin más datos de filiación.

Es decir, que a la zona militar del Aeropuerto de Zaragoza llegaron tres personas, una con identidad falsa y dos sin identidad conocida que, incumpliéndose las instrucciones españolas, lograron desplazarse por el territorio nacional hasta Logroño.

En el hospital se comprobó que el estado de quien decía ser y llamarse Mohamed Benbatouche era muy grave quedando ingresado en la UCI por una neumonía bilateral complicada por una polineuropatía, que le impedía respirar por sí mismo.

Muy pronto se supo que “sin ningún género de dudas”, Mohamed Benbatouche era en realidad Brahim Ghali. Los responsables del Hospital invitaron a los policías a comprobarlo visualmente pero el Inspector declinó el ofrecimiento por considerarlo innecesario “debido al estado crítico de salud del paciente”.

Desde ese día, el paciente estuvo ingresado en la UCI evolucionando favorablemente, pero al apreciarse que en “algunos momentos parece desorientado”, se sugirió “continuar con la rehabilitación” hasta el día del alta definitiva fijada para el 16 de mayo.

Los policías preguntaron a los facultativos si era posible que el paciente acudiera a la citación judicial prevista para el día 07/05/21 a lo que se respondió que “médicamente sería factible el traslado a Madrid en una ambulancia medicalizada, pero que su estado físico sería de extrema debilidad (imposibilidad de moverse o de alimentarse por él mismo) y que su estado cognitivo e intelectual sería absolutamente insuficiente como para responder a preguntas de una mínima complejidad (solo puede tener breves conversaciones sobre cuestiones menores).”

Los policías identificaron dos teléfonos móviles, cuya operadora era Digi Spain Telecom, de los que dedujeron que uno de los acompañantes era probablemente el propio doctor Nekkache y el otro o bien del propio paciente o de un familiar allegado.

El informe policial de 5 de mayo dirigido a la Audiencia Nacional concluye en resumen:

– que el querellado Brahim Ghali se encontraba ingresado en el Hospital de Logroño bajo la identidad Mohamed Benbatouche. Provenía de Argelia y su llegada a España fue a través de Zaragoza.

– que se encontraba acompañado por un médico argelino y un familiar.

– que su estado era crítico y se debía a una complicación COVID.

– que su estado de salud probable para el viernes día 07/05/21 sería de extrema debilidad, esperándose su recuperación definitiva para el 16 de mayo.


Como es sabido, en la madrugada del 2 de junio, Ghali salió de España sin ser interrogado en la Audiencia Nacional tras haberse sufrido una de las mayores crisis diplomáticas conocidas entre España y Marruecos, que no fue informado de la entrada irregular de Ghali en España.