Fuente

Sonia Moreno
Desde hace semanas se está trasladando material de inteligencia, control y
comunicación al norte del país.
Noticias relacionadas
El Gobierno de Sánchez ha entregado a Marruecos material policial por más de 30
millones en tres años
Rabat califica de “burla” la salida de Ghali, estudia romper con España y echar al
embajador
Con la salida de España del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, por
voluntad propia, sólo se cierra un capítulo de la grave crisis diplomática entre España
y Marruecos. El siguiente está decidido a escribirlo Rabat.
Para rebajar el malestar, y en consonancia a lo reclamado por las autoridades
marroquíes, el Gobierno de Pedro Sánchez informó de la salida de Ghali horas antes
de que embarcase en el avión francés fletado por Argelia que le trasladó al hospital
de Argel.
Además, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid se insistió en que salió
del país con su documentación argelina en regla, la misma con la que había entrado
el 18 de abril para ser tratado de la Covid-19 “por razones humanitarias” en el hospital
San Pedro de Logroño.
Pero el enfado de Rabat se extiende a Europa. “La Unión Europea, muy estricta en
cuanto a las normas y condiciones de admisión de extranjeros en su espacio
Schengen, pero muy poco preocupada por las repercusiones de que un país miembro
reciba a un criminal de guerra”, publicaba la agencia de noticias oficial MAP tras
conocerse que el magistrado Santiago Pedraz no había dictado medidas cautelares
contra Brahim Ghali.
“El juez se limitó a pedirle un número de teléfono donde poder localizarle, mientras un
avión argelino sobrevolaba secretamente el espacio aéreo español acechando el
momento oportuno para exfiltrar a este invitado indeseado en el origen de la
inextricable crisis diplomática entre Rabat y Madrid”, añadía.
La comparecencia de Brahim Ghali la consideran una “farsa judicial” o un “simulacro
de juicio”, y tildan al abogado que le representó en la Audiencia Nacional, Manuel
Ollé, de “un aficionado a los negocios jugosos pagados generosamente por Argelia”.
Enfado severo
Cerrado este episodio, Marruecos va más allá y menciona en sus últimos
comunicados de Exteriores una “falta de confianza” hacia España por acoger a “su
enemigo” sin avisar previamente. Además, siguen insistiendo en que Ghali entró con
pasaporte falso, y que eso constituye un delito.
El enfado en Marruecos es severo. Sin embargo, el día después de la salida de Ghali
ha optado por el mutismo. Tras un mes de llamadas a consultas a ambos
embajadores, varios comunicados de diferentes ministerios y declaraciones de
diplomáticos a la prensa, en Rabat reina el silencio.
Es sólo una calma aparente: algunas de las principales autoridades del país, tuteladas
por Mohamed VI, llevan más de 24 horas de reuniones concretando su “dura
respuesta”, de la que aún no ha transcendido información oficial.
Muchos están pendientes de la reacción de Marruecos. El silencio institucional, tras
la escalada de la crisis, tiene inquietos también a empresarios españoles con
intereses en el país vecino. El propietario de una empresa de frutas en Huelva se
puso en contacto telefónicamente con EL ESPAÑOL para mostrar su preocupación
por las que siguen atrapadas en España con el cierre de la frontera y el espacio aéreo.
Los empresarios onubenses han solicitado al Gobierno de Marruecos “que deje a un
lado la crisis con España y que acepte la repatriación de las trabajadoras”. Y, al mismo
tiempo, algunos están ya buscando alternativa para buscar de obra extranjera para
próximas temporadas”, explica el mismo empresario.
El pulso militar
Por otra parte, desde que las tensiones diplomáticas se agravaron debido a la crisis
migratoria y la entrada en Ceuta de más de 10.000 personas en sólo dos días, Rabat
decidió aumentar el control y la vigilancia en las fronteras terrestres, cerradas a cal y
canto desde el 13 de marzo de 2021 por la pandemia.
Desde entonces Rabat está trasladando material de espionaje, inteligencia, control y
comunicación al norte del país. “Tienen radares que captan la señal hasta 400
kilómetros alrededor”, según explica la inteligencia extranjera a EL ESPAÑOL.
De hecho, a la reunión en el Palacio Real de Fez, donde se trabaja en la respuesta a
España, junto a consejeros y la inteligencia, han participado altos mandos de las
Fuerzas Armadas marroquíes.
En estos momentos, Rabat está atento a todos los movimientos de España. Por
ejemplo, han señalado como “peligrosas” unas “maniobras” del Ejército español
realizadas cerca de la costa de Alhucemas el martes.
Hay que tener en cuenta que Marruecos cuenta con dos bases militares solo en el
norte, además de otra aérea en proyecto de construcción cerca de Melilla y la frontera
con Argelia. En la región norte oriental se encuentra Monte Arruit, y colindante con
Ceuta se ha ampliado la base naval de Alcazarseguir.
En estos momentos, Marruecos cuenta con un arsenal de drones Wing Loong I, Wing
Loong II, MQ9, MQ1, Harfang, Hermes 900, TB2 y UAV locales. Además, está en
proceso de adquisición de varios chinos Wing Loong II.
El misil antibuque Harpoon AGM-84L Block II, que sobrevolaba recientemente la
ciudad de Chef Chauen, fue adquirido por las Fuerzas Armadas marroquíes para
armar el F-16 Blk 72, y en particular para proteger los corredores marítimos del Mar
Mediterráneo.