JORGE DEL CORRAL

Ninguna Nación que se precie y mucho menos las importantes y que han contribuido con su poderío e historia secular al desarrollo y nacimiento de otras naciones acepta impertérrita continuas humillaciones de otra, y mucho menos si es vecina y ha tenido presencia histórica en su territorio.

España está otra vez achantada ante las reiteradas provocaciones de Marruecos, desde aquél olvidado 17 de julio de 2002, cuando le paró los pies y recuperó la isla de Perejil . Continuar leyendo