El último marroquí: viajando evocando los caminos de la memoria y la identidad judío-marroquí

Horra Press – Abdelhay korret

De los Judíos marroquíes que han marcado el panorama cultural, intelectual y cinematográfico de Israel a través de sus obras literarias y teatrales, que han servido de puente de comunicación con su antigua cultura marroquí, como la obra del rey de Marruecos en tres partes y una de Bouzmima

Y la obra de teatro Cristo o la Misa para un rey marroquí, además de varias novelas y documentales centrados en Marruecos, el invitado de este diálogo es el escritor y profesor israelí Gabriel Bin Simhon, quien trabajó como profesor honorario en el departamento de cine y televisión de la Facultad de Artes de la Universidad de Tel Aviv, escritor, dramaturgo, poeta y periodista. La obra “Un rey marroquí” es su primera obra en la que ganó el “Premio Lieber de Teatro Judío Clásico” de la Universidad de Tel Aviv y se proyectó en el Teatro Nacional. Ibn Simhon nació en 1938 en la ciudad marroquí de Sefrou. Emigró a Israel en 1947 antes de que se estableciera el estado. La novela “El último Magreb” se publicó en hebreo con el título “Una niña con camisa azul” y se convirtió en el primer libro hebreo traducido al árabe en Marruecos, y el libro se presentará próximamente en las próximas semanas en librerías , el último marroquí de es una traducción Muhammad al-Madlawi, profesor de educación superior y especialista en lingüística, en la Universidad Mohammed V de Rabat, que sigue e investiga las obras de Ben Simhon en los campos de la literatura y el teatro, y su alumno, el Dr. Ayashi Darawi.

El último marroquí lo calificó por uno de los críticos como definir cada página de la novela un nuevo punto de inflexión por la inserción de algunos personajes interesantes, porque no deja de tener humor, poesía y creatividad además de un toque mágico de realidad. Todos estos se combinan para abrir el apetito del lector y hacer que se sienta más atraído por la historia.

En este diálogo exclusivo por primera vez en un sitio de medios en español Bin Simhon nos habla de los rasgos más destacados de su última novela el último marroquí Además de las razones de la integración de la cultura judía en la sociedad marroquí

-Tu novela, La chica de la camisa azul, ha sido traducida al árabe con el nombre el último marroquí de tu país natal, en el Reino de Marruecos. ¿Podría describir sus pensamientos sobre la traducción de su novela en Marruecos?

La repentina salida de judíos marroquíes a Israel en la década de 1950 fue un hecho mitológico e irracional a los ojos de los lugareños, ya que no eran inmigrantes que regresaban a su país, sino ciudadanos que habían vivido en Marruecos durante miles de años antes de la llegada de Los Árabes. La pregunta de por qué se fueron y dónde desaparecieron y cómo viven en su nuevo país y cómo se ven desde allí a su otra patria seguramente intriga a los marroquíes. En “La niña de la camisa azul” Marciano, el héroe de la novela que emigró a los 14 años con su familia a Israel responde a estas preguntas con cuentos al estilo de Las mil y una noches cuando le cuenta a su amante Nurit Stav sobre la escena viaje a Sefrou, su amada ciudad y llegada a la tierra con la que él y sus antepasados ​​soñaron durante 2000 años.

-El último marroquí es una historia de amor entre un judío marroquí que emigró a Haifa y trae consigo su cultura marroquí, y una niña israelí de judíos asquenazíes ¿Cuáles son los principales determinantes con los que empezaste a construir estos dos personajes que pertenecen a un ambiente cultural diferente?

Marciano se enamora de Nurit Stav porque se parece a Elkhina, la reina judía bereber que defendió el Magreb de la invasión árabe durante 20 años en el siglo VII hasta que cayó en el campo de batalla. Dahia Elkahina es la reina de la que me contaba mi abuela Friha cuando era niña que éramos sus descendientes y por tanto debemos actuar como príncipes. De hecho, hoy sigo contando la historia a mis hijos y les pido que actúen como príncipes. Por otro lado, Nurit Stav no escucha la música que escuchó Alkhina sino la Música de Bizet, Puccini y Mozart y su padre no es un rey sino un dueño de cine que ama el cine americano que simboliza en hizo el choque cultural que sufrió Marciano mientras pasando de la cultura marroquí a la cultura europea y occidental que es de hecho la cultura israelí

– ¿Podemos decir que tu última novela es el reflejo de una experiencia temporal que has vivido en el pasado?

La novela más imaginativa se inspira en la vida del escritor: una novela es una biografía del escritor disfrazada de fantasía. Los personajes de la novela deben ser personajes reales que el escritor haya encontrado en su vida para que pueda identificarse con ellos y adivinar sus reacciones al proceso de escritura. Si, Yonatan Marciano soy yo

– ¿Cuál es la relación emocional entre Sefrou y Haifa en la novela?

La ciudad de Sefrou en la década de 1950 era una hermosa aldea con 7.000 judíos y 7.000 árabes con un clima agradable, aromas cítricos y de rosas, el rebuzno de los burros, el cacareo de las gallinas, el sonido de los manantiales, del río Wad Aggai y el Cascada. Haifa en la novela es una gran ciudad con grandes cines, cafés, restaurantes, clubes nocturnos y burdeles.

Los judíos de Sefrou vivían juntos como una familia dentro de Mellah, en la novela están esparcidos por todo el nuevo país. En Sefrou Se bañan juntos desnudos en el Hammam de Haifa en mi novela, cada uno bañándose en su propio baño. En Sefrou Cuando alguien se casa, todo el pueblo se casa con él, cuando alguien muere, todo el pueblo muere con él, en la novela todos viven y mueren solos.

En uno de los extractos de la novela, el padre de Marciano relata cómo un día recibió una invitación para una boda en Haifa: “Vi a gente subir al segundo piso. Subí. Me senté y comí como todos una cuarta parte del pollo y después fui a darle la mano al marido y le di la cuenta pero cuando salí vi que no era mi novio. Bajé rápidamente para encontrar a mi novio en el primer piso. En las escaleras, me encontré con alguien que había subido. Se disculpó, me dijo que lo invitaron a la boda se sentó, se comió un cuarto de pollo, al final fue al novio a abrazarlo y le dio el cheque pero cuando se dio la vuelta vio que no era ella. novio y probablemente estaba equivocado en el suelo. Le dije que no se preocupara, escucha, no deberías estar corriendo. Lo que te pasó en el primer piso me pasó a mí en el segundo piso. Es el mismo pollo, el mismo cheque y el mismo novio, puedes estar seguro. ”¿Es eso posible en Sefrou?

¿Cuáles cree que son las similitudes entre la novela “Cien años de soledad” y “El último marroquí”?

Soy fan de Gabriel García Márquez, amo su escritura como periodista y como escritor, pero cada uno tiene su propio estilo. Cada escritor crea su propia voz. El parecido entre “Cien años de soledad” y “La chica de la camisa azul” es la aspiración de una ciudad que fue y ya no es, de personas que fueron y ya no son. La diferencia según un crítico es que “mientras García Márquez escribe sobre Macondo, una ciudad que no fue como si lo fuera, Bensimhon escribe sobre Sefrou una ciudad que fue como un invento imaginario”. De hecho, aunque los turistas no pueden visitar Macondo, muchos de mis estudiantes y lectores de mi novela viajan a Marruecos para visitar Sefrou y muchos de ellos me envían fotos de los lugares de los que hablo en mi novela e incluso fotos de mi casa que todavía está allí en el Mellah arruinado.

De hecho, casi todos los años hago un viaje a Marruecos, tengo muchos amigos allí, entre ellos el prof. Mohamed Elmedlaoui y el Dr. Ayashi Eladraoui que traducen mi obra literaria y teatral. y por supuesto, muchos de los judíos que todavía residen en Marruecos y el primero de ellos es mi amigo el Sr. Andre Azoulay, el consejero de Su Majestad el Rey de Marruecos.

En 2018 hice la Pascua con toda la familia en Sefrou. El niño que ves corriendo en la arena del Sahara en la portada del libro es Uri, mi nieto pelirrojo fotografiado por su padre, mi hijo Yonatan, el otro niño parado en la silla cerca de su padre con la chilaba ha sido fotografiado en Fez algún tiempo antes de nuestra inmigración a Israel. Este niño, el último judío marroquí, soy yo. “Elmaghribi elahir”

-¿Cuál es la tendencia literaria que te afectó en la redacción de tus obras literarias?

Mi escritura se caracteriza por mis diversas fuentes culturales: la Biblia, la Mishná, El Talmud, La Cábala, el Nuevo Testamento y el Corán, la poesía árabe y hebrea en España, la literatura hebrea en Europa, el teatro griego, el cine americano, francés e italiano. , Hemingway Whitman, Sartre ,, Camus, Borges, Márquez, Fellini, Pasolini Antonioni etc., etc. Como profesor de teatro y cine en la facultad de artes de la Universidad de Tel Aviv, el cine y el teatro se expresan mucho en “La niña con la camisa azul “. Gary Cooper, por ejemplo, es un personaje principal de mi novela. Es el actor estadounidense más admirado por los protagonistas, y debe llegar a Haifa siguiendo su invitación pero cuando aparece en el escenario frente al público luego de la proyección de su película “High Noon” Marciano no está seguro si lo es. Realmente el verdadero Gary Cooper o era el dueño del teatro que se disfrazó de Gary Cooper porque mostraron su película esa misma semana. Por eso la traducción al inglés de La chica de la camisa azul. era “Watling para Gary Cooper”

-El componente judío forma parte de la estructura cultural e identitaria de Marruecos, en tu opinión, ¿cuál es el motivo de la fusión de la cultura judía en la sociedad marroquí?

Marruecos ha mantenido una cultura sensual y sensible con mucha imaginación y fantasía y sobre todo con valores espirituales como el honor, la gracia y la misericordia, todo lo que se ha perdido en la cultura occidental, la gente se ayuda sin Marx y echa fuera. demonios sin Freud. Marruecos no se ha rendido ante McDonald’s y Coca-Cola e insiste en mantener el cuscús y un té de menta, moflita y pastia fasia. La música marroquí es muy local con colores muy auténticos El atuendo marroquí también es único en el mundo, uno de los puntos de interés en “La chica de la camiseta azul” es la camiseta que lleva Nurit con un cordón blanco e indica que a la amada le gusta muchos escolares pertenecen a un movimiento juvenil local, mientras que Marciano se encuentra solo sin camisa azul y un día decide ir al colegio con una chilaba blanca que le parece que define su identidad pero que le hizo reír a los ojos de los amigos, pero intrigante a los ojos de Nurit que pide cambiarse de ropa con él, Marciano viste su camisa azul y Nurit la chilaba que la transforma a los ojos de todos en una princesa.

-Última palabra para ti

Un Roi Marocain ”es una de mis obras que se representó con gran éxito en el teatro nacional“ Habima ”en Tel Aviv y recibió el“ Premio Lieber de Dramaturgia Judía Clásica ”de la Universidad de Tel Aviv.

La obra cuenta en estilo musical la historia de la inmigración judía de Marruecos a Israel. La imagen principal de la habitación es un rumor que circula en SEFROU de que el Mesías ha llegado y según la creencia cuando el Mesías viene uno puede montar una nube y volar sobre ella a Jerusalén y los habitantes inocentes y creyentes del Mellah de Sefrou suben los techos y tratar de atrapar una nube y volar.

Mi esperanza es llevar esta obra en hebreo al Teatro Nacional Muhammad V. Será muy fascinante, en mi opinión, si la presentación israelí de esta obra se presenta en el Teatro Nacional de Rabat y en respuesta a una producción de la misma. obra con un director y actores marroquíes del Teatro Nacional Mohammed V llegan con su versión árabe a Tel Aviv. Si tengo éxito, será para mí, como Sefrioui, el puente más estable entre mis dos países favoritos. Mi país de nacimiento y mi patria.