21 de abril de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Marruecos reafirma su compromiso con la causa palestina ante la Corte Internacional de Justicia.

3 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER (CON MAP)

El Reino de Marruecos, representado por su embajador en La Haya, Mohamed Basri, participó en las audiencias de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que se desarrollan del 19 al 29 de febrero. En este contexto, el embajador de Marruecos asistió para apoyar la presentación oral de Palestina, que tuvo lugar el 19 de febrero, junto a la delegación palestina, presidida por Riyad Al Maliki, ministro palestino de Asuntos Exteriores.
La presencia de Marruecos en los alegatos orales de este caso es una continuación de la participación activa del Reino en este caso ante la Corte Internacional. Así Marruecos presentó un escrito ante la CIJ, que la Corte tuvo debidamente en cuenta.

En este alegato, el Reino de Marruecos, cuyo Soberano es presidente del Comité Al-Quds de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), reafirmó su determinación de “ trabajar por todos los medios legales a su alcance, para proteger los bienes jurídicos, históricos, estatus político y espiritual de la Ciudad Santa, y preservarla en su vocación única como ciudad de paz y encuentro para los fieles de todas las religiones monoteístas ”.

La defensa de Marruecos se basó en los principios consagrados en el “Llamamiento Al-Quds/Jerusalén”, firmado el 30 de marzo de 2019 entre Su Majestad el Rey Mohammed VI y el Papa Francisco. Este importante documento subraya, en particular, que es “ importante preservar la Ciudad Santa de Jerusalén/Al-Quds Acharif como patrimonio común de la humanidad y, sobre todo, para los fieles de las tres religiones monoteístas, como lugar de encuentro y símbolo de convivencia pacífica, donde se cultiva el respeto mutuo y el diálogo ”. “ Para ello, es necesario preservar y promover el carácter multirreligioso específico, la dimensión espiritual y la identidad particular de Jerusalén/Al-Quds Acharif. Esperamos, por tanto, que en la Ciudad Santa se garantice la plena libertad de acceso a los fieles de las tres religiones monoteístas y el derecho de cada uno a ejercer su propio culto, de modo que en Jerusalén/Al-Quds Acharif “plantee, sobre el parte de sus fieles, la oración a Dios, Creador de todos, por un futuro de paz y fraternidad en la tierra ”, continúa el texto.

Además, el llamamiento de Marruecos recordó el ” consenso de la comunidad internacional sobre el estatuto jurídico de las colonias israelíes establecidas en determinadas partes del territorio palestino ocupado – incluida Al-Quds/Jerusalén Oriental “, subrayando que ” constituyen un obstáculo para la paz y amenazan hacer imposible una solución de dos Estados: un Estado palestino independiente y viable dentro de las fronteras de 1967, que viva al lado del Estado de Israel, en paz y seguridad ”.
” La solución del conflicto palestino-israelí mediante el diálogo y la negociación, respetando el marco de negociación de las Naciones Unidas y, en particular, las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad, sigue siendo la piedra angular para una paz y una estabilidad duraderas en Oriente Próximo “, subraya el Gobierno de Marruecos. petición.

“ Este diseño estructura la acción del Reino de Marruecos tanto a nivel bilateral como a nivel multilateral en el seno de las Naciones Unidas – en el marco de los trabajos de la Asamblea General y de sus seis grandes comités y de las agrupaciones regionales que representan a la Liga de los Países Árabes. Estados Unidos y la Organización de Cooperación Islámica, dentro de la cual Su Majestad el Rey Mohammed VI preside el Comité Al-Quds.

Por último, Marruecos recordó, en su alegato, el mensaje del Rey con motivo de la celebración, en noviembre de 2022, de la jornada internacional de solidaridad con el pueblo palestino, en el que el Soberano afirmó: “Ponemos de relieve una vez más que el El bloqueo del proceso político entre israelíes y palestinos no contribuye a la paz que deseamos que reine en la región. Al mismo tiempo, alentamos cualquier señal positiva y cualquier iniciativa loable que pueda restablecer el clima de confianza y promover el inicio de negociaciones responsables, cuyo resultado sería una solución justa, global y duradera de la cuestión palestina, de conformidad con las decisiones de la legalidad internacional y sobre la base de la solución realista de dos Estados.