21 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Un ex-embajador francès critica la política de Paris en el Magreb

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

En una nota publicada en junio de 2023, titulada “La apuesta argelina de Emmanuel Macron: ilusiones, riesgos y errores”, Xavier Driencourt, ex-embajador de Francia en Argel, deplora el enfriamiento de las relaciones entre Francia y Marruecos debido al tropismo argelino de Macron que le llevó a una apuesta perdida.

Hablando en el marco del Instituto Thomas More, un think-tank libre e independiente con sede en Bruselas y París, Xavier Driencourt cree que “la política francesa con respecto a Argel ha carecido de pautas desde 2017” y que “entre la firmeza asumida por un corto tiempo y amistad proclamada, esta política tortuosa básicamente no es una política. Es realmente una apuesta”.

Esta apuesta más que incierta, basada en “ilusiones, errores de análisis y riesgos políticos y geopolíticos no insignificantes”, de los cuales “lo que está en juego es máximo, pero las posibilidades de ganar mínimas”, presenta así pocas ventajas para Francia en cuestiones clave. “Nada sobre la relación militar, poco a nivel económico o comercial, dificultades de esperar en cuanto a la inmigración, poco sobre el Sahel”.

“Por razones idénticas a las que requieren una relación normal con Argel, Francia necesita una relación pacífica con Marruecos”. Esta exclusividad de la elección a favor de Argel hecha por Emmanuel Macron, a pesar de que “la política francesa, incluso en la época de François Mitterrand y François Hollande y obviamente bajo las presidencias de Chirac y Sarkozy, se compuso de un equilibrio”, deja en un manera “girar” Marruecos a otros aliados o socios, incluidos España, Estados Unidos, Israel, pero también China.

Frente al régimen argelino, Marruecos se impone como el “país más estable de la región, mostrando dinamismo y una estrategia económica que ofrece oportunidades que no se pueden desaprovechar, aspirando al reconocimiento de su condición de potencia regional”, analiza el ex-embajador de Francia en Argel, que no concibe que Francia pueda permitir que su relación con Marruecos se deteriore aún más.