2 de marzo de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

La justicia francesa condena ligeramente a dos periodistas que chantajean al rey de Marruecos

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Los dos periodistas franceses, Eric Laurent y Catherine Graciet, fueron condenados hoy martes en París a un año de prisión y una multa de 10.000 euros, declarados culpables de intentar chantajear al rey Mohammed VI.

Los dos periodistas exigían dinero a cambio de no publicar un libro supuestamente “explosivo” sobre Marruecos. Sus abogados apelaron.

Los acusados, que hoy tienen 76 y 48 años, negaron haber realizado amenazas pero solo admitieron haber cometido un “error ético”. Esto mientras que en realidad recibieron parte del dinero reclamado.

Este caso se remonta al verano de 2015 cuando Eric Laurent, ex corresponsal de Radio France y Le Figaro Magazine y autor de numerosos libros, se puso en contacto con la secretaría privada del Rey de Marruecos y el 11 de agosto tuvo lugar una reunión en un palacio parisino con el abogado del rey, Hicham Naciri.

Justo después de este primer encuentro, Marruecos había presentado una denuncia en París por chantaje y se había abierto una investigación. Luego se realizaron otros dos encuentros bajo vigilancia policial los días 21 y 27 de agosto. Catherine Graciet, autora especializada en temas del Magreb y Libia, estuvo presente en la tercera reunión, durante la cual los dos periodistas habían firmado un acuerdo financiero de 2 millones de euros para abandonar el libro.

Al final, fueron detenidos con dos sobres que contenían 40.000 euros en efectivo cada uno. Las tres reuniones habían sido grabadas y entregadas a los investigadores. Para el Tribunal Penal de París, los dos periodistas tenían un “enfoque común” y ejercían “presión” sobre el abogado al hablar, entre otras cosas, de un libro que sería “devastador” para el Reino.

Según la sentencia, “el precio del silencio, es decir, el correspondiente a la no publicación del libro, no sólo viene de los dos periodistas, sino también de la cantidad fijada”. Estas grabaciones, presentadas como “ilegales” por la defensa, estuvieron en el centro de una batalla procesal pero la Corte de Casación finalmente rechazó los recursos de los periodistas en noviembre de 2017.

Estas grabaciones y su transcripción fueron objeto de un animado debate durante el juicio el 17 de enero. Durante esta audiencia, la fiscalía había pedido un año de prisión condicional y una multa de 15.000 euros. Dada la gravedad de los cargos, el veredicto haya sido muy indulgente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *