“Los perros de Tánger” es una obra creativa y única que cobra vida entre las dos orillas del estrecho.

 HorraPress -Abdelhay korret 

 Escritor y novelista. Nacido en Madrid, estudió Letras Modernas en la Universidad de Londres (Goldsmiths College). Tras un periodo como profesor de lengua y literatura en las escuelas públicas de Chicago, regresó a Europa. 

Colabora habitualmente con distintos medios escritos y es autor de la novela Londres-Sarajevo (Volapük, 2018). 

En los últimos años se ha dedicado a la enseñanza, a viajar y a cuidar de sus dos hijas pequeñas.

 Nuestro invitado para esta entrevista  es el escritor y novelista español Isaac Begonia para hablar sobre su singular obra literaria, “Los perros de Tánger” que está escrita en tres idiomas: español, árabe y francés.

Esta obra  es profundamente filosófica y estética y profundiza en los detalles de esta legendaria ciudad a los dos orillas y el uso del símbolo del perro como animal que forma parte de la escena y como figura poética para transitar por los caminos y calles de la ciudad que huele a té verde marroquí con mucha azúcar

y a los cañones del balcón del Bulevar, con una vista legendaria del Estrecho. 

 En este entrevista, el escritor Isaac Begonia nos hablará sobre los destellos más destacados de su obra creativa, y sobre el alcance de la presencia del espíritu del fallecido escritor marroquí Mohamed Choukri en su libro “los perros de Tánger” además de otros temas.

”Los perros de Tánger se considera un título que atrae al lector…”¿Cuáles son las connotaciones semióticas y estéticas que conlleva el título?

El título hace mención al concepto de perro en el mundo árabe (kelb), un animal sucio, impuro. En ese sentido, la palabra adquiere muchos significados. Está bien presente en nuestro refranero español. También veo a los perros vagabundos de Tánger como figura poética, animales que forman parte del escenario, pero no de la vida en la ciudad. Muchas veces mal tratados y perseguidos. 

Como puedes ver en la portada hay un cuervo y no un perro. Mucha gente me ha preguntado la razón. Este cuervo es un guiño para el futuro lector y está dedicado a un relato corto que aparece dentro.

¿En qué medida está presente la leyenda en esta obra literaria?

La leyenda forma parte desde las primeras líneas. Algunos personajes que aparecen son reales, aunque han sido deformados y convertidos en ficción para este libro, no dejan de ser admirados y recordados con cariño. Todos tienen mi mayor admiración, desde Abu Tayssir, pasando por Nadir hasta legar a la pastora Houda. 

Cuando leí algunos textos de tus libros pude percibir el espíritu de Mohamed Choukri. ¿Qué tan cierta es esta descripción?

Para mí es un halago si he podido, en cierta medida, llegar a transmitir su presencia dentro del libro. Su espíritu está todavía en Tánger: ciudad canalla y libre. Quizá eso haya podido ayudar a que aparezca. Creo que él, a pesar de haber nacido como un paria, como perro analfabeto de la periferia -si me puedo permitir el símil-, nunca fue invitado a formar parte de la vida cultural marroquí, solo al final de sus días, ya casi terminal, recibió cierto reconocimiento por el establishment cultural. A fuerza de determinación y talento se convirtió en un narrador fabuloso, uno de los más grandes, probablemente, de nuestro país vecino.

¿cuál es el género literario que tiene más influencia en tu obra?

Quizá por ser hijo de bibliotecaria, siempre he sido un gran lector de narrativa: Camus, Duras, Martin Amis, Bolaño, Chirbes, Zadie Smith… La poesía es una influencia más tardía, pero se ha convertido en faro.

¿Qué destacarías de tu libro? 

Como bien apunta la escritora y poeta Rocio-Rojas Marcos sobre él, yo también destacaría la forma de trenzar cada poema en tres idiomas, cada microrrelato y cada imagen aparece como un juego trilingüe para reflejar la realidad de esta ciudad-frontera. Creo que es un libro humilde, breve y contundente. Ahí radica su valor.

¿Cuál es el alcance de la presencia de Tánger en la conciencia literaria española? ¿y para ti, qué representa Tánger a nivel personal? 

Como bien apunta mi amigo Chema Caballero: Tánger no existe. Solo es una quimera, un espejismo, un delirio, una ilusión. Y yo apunto que puede que no exista, pero dentro del imaginario de escritores y poetas españoles es una ciudad que está muy presente.

A nivel personal Tánger se ha convertido en un refugio amable -algo que no es fácil de encontrar en estos tiempos que corren-, un lugar donde poder retirarme a escribir.

¿Su valoración en cuanto a la perspectiva de futuro sobre la cooperación cultural entre las dos orillas?

Me gustaría creer que es algo que se va a fomentar más todavía. La ciudad está recuperando un patrimonio cultural importantísimo, que se encontraba en el abandono: Cine Alcázar, Teatro Cervantes, etc. 

Estaría bien dotar de contenido de calidad a todas estas infraestructuras. En este contexto no solo me parece importante ser capaces de movilizar a la sociedad civil, también me gustaría hacer un guiño al instituto Cervantes y la AECID.

 Hemos pasado dos años de pandemia desconectados, aislados, sin comunicaciones. Somos muchas y muchos los que nos hemos alegrado de corazón al volver a ver estos días el ferry que cubre la línea de Tarifa-Tánger.  Me gustaría creer que esta tendencia, que ya existía antes de la emergencia sanitaria, se va a retomar con más fuerza.

*Una obra vibrante traviesa  , ,magna,desconcertante, fantástica,.. (me quedo sin adjetivos ). Los perros de Tánger es poesía ,y en esta aseveración está contenido todo ,que más puedo añadir ?

Chema Caballero