10 de diciembre de 2022

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

La cuestión de Ceuta y Melilla: errores de historia o de geografía

5 minutos de lectura

Fez (horrapress).

Dos ciudades marroquíes con siglos de Historia, Ceuta y Melilla son los únicos territorios todavía ocupados por España en suelo continental africano. Históricamente, Marruecos ha reivindicado la soberanía de ambas ciudades.

En Marruecos las llamamos las Sebtah y Melilah ocupadas. Pero el resto del mundo las conoce como los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en el Norte de África. Últimamente, las crisis diplomáticas entre España y Marruecos sirven muy a menudo para que el Gobierno marroquí lance una campaña reivindicando su soberanía y pidiendo el fin del colonialismo. Pero ¿cuál es su historia? ¿Cómo llegaron a ser de dominio español?

Posición estratégica y economía

Ceuta está situada al extremo del norte de Marruecos, en la orilla del estrecho de Gibraltar. La población de Ceuta es de 84. 959 habitantes concentrados en una superficie de 18,5 km². En esta ciudad conviven ciudadanos de diferentes religiones, la cristiana, la musulmana, la judía y, en menor medida, la hindú. Mientras que Melilla se encuentra en el norte de Marruecos, a orillas del mar Mediterráneo. Tiene una superficie de 12 km², cuya población es de 79. 000 habitantes: 65% son cristianos, 35% son musulmanes, además de la existencia de una menoría judía. 

El contrabando es la principal fuente de ingresos de Ceuta y Melilla. El 85% de la actividad económica es el comercio y, por más señas, el comercio informal. Se consideran una zona de libre comercio entre la UE y Rabat. Según varios estudios, el negocio mueve en torno a casi 2.000 millones de euros. El contrabando causa un grave daño a la economía nacional marroquí. Ceuta y Melilla cuentan con dos puertos que se usan para pescar y transportar petróleo. Marruecos abastece ambas ciudades de pescado y productos agrícolas.

Historia y colonización

Ceuta y Melilla son las dos últimas colonias que todavía existen de forma anacrónica en el norte de África. Su ocupación se remonta al siglo 15. Las potencias europeas aprovecharon la debilidad del reino nazarí de Granada para ocupar las dos ciudades: Portugal ocupó Ceuta en 1415 y España, Melilla en 1467.

Los romanos ocuparon Ceuta en el año 42. Pero al cabo del año 442, la ciudad pasó a dominio de los Vándalos durante un par de siglos, antes de ser ocupada por los Bizantinos y después por los Visigodos provenientes de España. Históricamente, Ceuta se considera un puerto militar desde donde salieron las tropas musulmanas que conquistaron la Península Ibérica en el siglo VIII. En 1580, Ceuta pasó a manos de España, cuando Felipe II se proclamó Rey de Portugal. Un siglo más tarde, España reconoció oficialmente la independencia de Portugal, en cambio los portugueses renunciaron a Ceuta que pasó a dominio español en el marco del famoso Tratado de Lisboa de 1668 que se puso fin a la guerra de separación de Portugal iniciada en 1640.

En el caso de Melilla, los fenicios ocuparon la ciudad en el siglo 7 a. C. Más tarde, fue ocupada consecutivamente por los cartagineses, el reino de Mauritania y luego por los romanos, hasta estar bajo la soberanía de España en 1497. Más tarde, España ocupó las Islas Chafarinas, la Islas Canarias Peñón de Alhucemas, Peñón de Vélez de la Gomera, la Isla de Perejil y la Isla de Alborán. “Ceuta y Melilla son reliquias de antiguos imperios coloniales, de confrontación del mundo musulmán con la Europa de las cruzadas”, afirma Mohamed Ben Azoz Hakim, historiador marroquí.

Errores de los sucesivos gobiernos marroquíes

El historiador marroquí Ibn Azouz señala que la actual situación de las ciudades de Ceuta y Melilla “es el resultado de errores cometidos por los sucesivos gobiernos marroquíes. Primer error: Al obtener la independencia y entrar a la ONU, Marruecos no expresó sus reservas sobre el principio de que las fronteras coloniales trazadas por el colonizador debían permanecer tal como estaban. Lo cual causó un grave daño a las fronteras territoriales de Marruecos.

Por otra parte, una vez creado el Comité Especial de Descolonización de la ONU, “España registró la cuestión de Gibraltar en la lista de territorios pendientes de descolonización, como parte de su integridad territorial. En el caso de Marruecos, no pidió incluir ni Ceuta y Melilla, ni las provincias del sur en este comité encargado de descolonización para reivindicar su soberanía. Marruecos tardó mucho en hacerlo y no planteó su causa ante la ONU hasta el mes de enero de 1975”, añade Ibn Azouz.

Segundo error: “Mientras España estaba redactando su nueva constitución en el marco de la transición democrática de 1978, Marruecos se enteró de que el comité constitucional quería otorgar un estatuto de autonomía a Ceuta y Melilla, como parte de su integridad territorial. Desgraciadamente, el Gobierno marroquí no mostró ninguna oposición, como si nada hubiese pasado”, afirma el historiador marroquí.

Marruecos reivindica la recuperación de Ceuta y Melilla

La visita de Estado que efectuó el rey emérito de España, Juan Carlos I, a Ceuta en 2007 suscitó la indignación de Marruecos que fue motivo para reclamar la soberanía de las dos ciudades.

En 2015, el expresidente del Gobierno marroquí, A. Benkiran, dijo que “es hora de revindicar la soberanía de Ceuta y Melilla”.

En diciembre de 2020, el expresidente de Marruecos, Saadedine El Othmani, dijo que Ceuta y Melilla “son marroquíes como el Sáhara y que llegará el momento de reabrir el debate acerca de su soberanía”. Estas palabras no sentaron nada bien al Gobierno español, que convocó de urgencia a la embajadora de nuestro país, Karima Benyaich, para pedirle explicaciones.

Situación política actual y Derecho Internacional

Ceuta y Melilla han sido marroquíes desde siglos antes de que España existiera como entidad política e incluso antes de que se estableciera la actual Casa de Borbón en 1700. Marruecos ha reivindicado desde su independencia como Estado la marroquinidad de estas ciudades. Sin embargo, la posición de España ha sido inamovible y ha estado respaldada por el Derecho internacional: Naciones Unidas no ha incluido las dos ciudades ocupadas en la lista de territorios pendientes de descolonización.

La entrada de Ceuta y Melilla a la UE primero y a Schengen después tuvo el efecto de, por un lado, acercar estas ciudades marroquíes al continente europeo y ser reconocidas por Bruselas como territorios especiales. Para confirmar la españolidad de Ceuta y Melilla, España aprobó el 13 de marzo de 1995 los Estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla, por lo que pasaron a ser independientes. Pero Marruecos no está dispuesto a renunciar, ni a un palmo de Ceuta y Melilla. Las dos ciudades son una parte indisoluble de su integridad territorial. Eso reafirma la historia y la geografía que no mienten, ni cometen errores. Pertenecen a Marruecos desde hace siglos, mucho antes que existiera España como entidad política. Sebtah y Melilah “son marroquíes como el Sáhara y llegará el momento de reabrir este debate sobre su soberanía.”, en palabras del expresidente del Gobierno marroquí, Saadedine El Othmani.

                                        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *