Comité francés que apoya a Maati Monjib,Omar Radi y Soulaiman Raissouni

Este jueves 1 de julio de 2021, el periodista marroquí Soulaiman Raissouni, detenido desde hace más de un año, iniciará su 85º día de huelga dehambre. Comenzó el 8 de abril, con el objetivo de poner fin al aislamiento al que ha sido sometido desde la fecha de su detención, el 22 de mayo de 2020, y exigir su libertad provisional a la espera de la apertura y el resultado de su juicio.

Otro periodista, Omar Radi, detenido unas semanas después de que Soulaiman, también iniciara una huelga de hambre al mismo tiempo, pero decidió suspenderla después de 21 días, ya que su situación de salud no le permitía soportar semejante calvario.

Hasta la fecha, ninguna de las demandas de Omar y Soulaiman  ha sido atendida, siguen recluidos en régimen de aislamiento y ahora comparecen en sus juicios, que comenzaron después de un año de dilación, en detención.

Las condiciones en las que se están celebrando los dos juicios también suscitan la preocupación de que no se garantice un juicio justo. Acusaciones falsas, negativa a presentar testigos de la defensa, ausencia de denunciantes,… las condiciones de estos ensayos son cuestionables, por decir lo menos. El martes 29 de julio se impidió a un abogado defensor de Omar Radi entrar en territorio marroquí y, por tanto, garantizar para qué había hecho el viaje, la defensa de su cliente. Además, actualmente son la administración penitenciaria y la autoridad judicial las que deciden si Soulaiman Raissouni puede comparecer en su juicio, en ausencia de asesoramiento médico y de consulta de los deseos de la persona interesada.

En tales condiciones, ladeterminación deSoulaiman Raissouni —quien ha mantenido su inocencia desde el principio,acusado incluso antes de que se presente ninguna denuncia (está acusado de violación con violencia y secuestro)—  es bastante comprensible y merece respeto y  admiración.  Tambiéncausa una inmensa angustia a su familia y a las muchas organizaciones y personas que lo apoyan en Marruecos y en todo el mundo. Su vida está ahora en gran peligro, ahora es sólo un hilo y si logra salir de tal calvario, uno sólo puede estar extremadamente preocupado por las consecuencias que un golpe tan largo puede tener en su cuerpo.  

Cientos de periodistas, personalidades y organizaciones del mundo artístico, académico, político, sindical y asociativo se han pronunciado para exigir la liberación inmediata de Soulaiman Raissouni y Omar Radi. Recientemente, el Secretario de Estado Antony Blinkenexpresó a su homólogo marroquí Nasser Bourita su preocupación por la situación de los derechos humanos en Marruecos y la libertad de prensa. No es demasiado tarde para que las autoridades marroquíes salgan de su dedidad y se comprometan resueltamente con el camino de la ley y la humanidad. Saldrían más grandes de ella. 

Por lo tanto, hacemos un llamamiento urgente a todos sus colegas periodistas, a todos los representantes electos, a todas las personas y organizaciones amantes de los derechos humanos y justos,al cuerpo diplomático, y especialmente al Gobierno francés, para que hagan todo lo posible por salvar la vida de Soulaiman Raissouni y obtener su liberación inmediata y la de su colega Omar Radi.

París el 30 de junio de 2021