La diplomacia marroquí acusa al Gobierno de “complicidad” y los nueve partidos del Parlamento tachan de “provocadora” la acogida del dirigente saharaui

El Ministerio de Exteriores de Marruecos difundió en la madrugada de este sábado un comunicado donde advierte de que la decisión de las autoridades españolas de no avisar a sus homólogos marroquíes sobre la llegada a Logroño del “jefe” del Frente Polisario, Brahim Gali, “no es una simple omisión”. La diplomacia marroquí sostiene que ese hecho es una “decisión soberana de España” de la que toma nota y sacará “todas las consecuencias”.

Brahim Gali, de 73 años, presidente de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) y secretario general del Frente Polisario, viajó desde los campamentos de Tinduf a España para ser internado en un centro de Logroño, donde se le trata de un contagio de covid-19, según revelaron más tarde fuentes oficiales saharauis. Su ingreso fue descubierto por los servicios de espionaje marroquíes y filtrado al semanario Jeune Afrique el jueves 22 de abril.

Seguir leyendo